Noticias

La Ley 238: su historia y el contexto actual

febrero 21, 2012

¿Qué es la Ley 238 y por qué es importante conocerla? ¿Cuál es la conexión entre el estigma, la discriminación, los derechos humanos y la prevención del VIH? ¿Por qué son importantes la prueba voluntaria, la confidencialidad y los derechos y deberes de las personas? Si se cambiara la Ley 238, ¿habría un retroceso en la protección de los derechos humanos? Todos estos temas los abordaremos en esta serie de cinco artículos sobre el marco legal relacionado al VIH en Nicaragua.

El eje de los derechos humanos ante el SIDA ha demostrado ser una de las estrategias más humanas, efectivas, viables e profundas para frenar la propagación del VIH.

La aprobación de la Ley 238, Ley de Promoción, Protección y Defensa de los Derechos Humanos ante el SIDA, publicada en la Gaceta, Diario Oficial, el 6 de diciembre de 1996, dotó a la sociedad nicaragüense de un instrumento legal moderno para promover cambios en un contexto social y cultural adverso, con el fin de dar una respuesta humana y solidaria a las personas afectadas por la epidemia, que realmente incluye toda la sociedad. Para lograr la aprobación de esta ley, un conjunto de organizaciones trabajaron por casi tres años, haciendo investigaciones y escribiendo tres borradores que pasaron por un riguroso proceso de consultas para incorporar aportes de diferentes sectores sociales. El resultado es una ley ejemplar que sigue siendo relevante y sumamente importante hoy en día.

“>La Ley 238 reafirma el principio de la no-discriminación, por ser esencial para salvaguardar el derecho a la vida, y los derechos a la libre movilización, el trabajo, la educación, la seguridad social, así como el acceso de las personas viviendo con VIH a los servicios de consejería, salud reproductiva, apoyo y tratamiento, atención médica, entre otros. Es importante señalar que la Ley 238 protege los derechos humanos de toda la población; no es la ley de las personas viviendo con VIH o con SIDA, sino una ley que se refiere a los derechos humanos de toda la sociedad en el contexto de la epidemia del VIH y el SIDA.

Aparte de ser un principio ético, la no-discriminación es un elemento esencial para la respuesta al VIH. Cuando las personas sienten que son respetadas y valoradas, tienen una mejor autoestima, se cuidan y se protegen. Por ende cuando tiene que ver con el tema del VIH las personas están dispuestas a realizarse la prueba o recibir la atención médica necesaria.

Desafortunadamente, en el contexto social del VIH en Nicaragua, existe aún mucho estigma y discriminación. Estigma se refiere a la desaprobación social, que “marca” a la persona con descrédito o deshonra. Muchas veces, la causa del estigma asociado al VIH y el SIDA está en el miedo de lo que no se conoce, en la información equivocada o en la falta de información. Las raíces del estigma también descansan en las estructuras económicas, étnicas, de género o por orientación sexual. El estigma conduce a la discriminación, que es la exclusión por motivos de origen nacional, étnico, color, sexo, idioma, religión, opinión, posición social, discapacidad, o cualquier otra razón que impida el ejercicio de los derechos humanos en condiciones de igualdad. Como resultado de la discriminación negativa, las personas que viven con VIH y sus familiares, por ejemplo las hijas e hijos, han sufrido diversas violaciones de sus derechos humanos fundamentales. A su vez, la violación de los derechos humanos refuerza el estigma, con lo cual se cierra el ciclo de la exclusión y se refuerza la dinámica del rechazo a las personas.

Debido al ciclo de estigma, discriminación y violación de los derechos humanos, en años recientes vuelven a plantearse algunos temas que los países y la comunidad internacional llegaron a esclarecer en los primeros años de la epidemia; los temas que vuelvan a estar en debate son los siguientes:

- prueba voluntaria vrs. prueba obligatoria –Todo procedimiento médico requiere de el conocimiento de la persona. Hacerse la prueba conlleva un proceso. ¿Está listo usted para recibir un resultado? Es el derecho de cada quien hacerse o no una prueba. No importa cuales han sido tus prácticas, nadie puede obligarte hacerte la prueba.

- confidencialidad vrs. publicar nombres – Todos los exámenes o pruebas médicas deberán ser confidenciales. ¿Porque especialmente, con la prueba del VIH se considera “para el bien del público” compartir el resultado con otros? Los resultados de una prueba son de la persona que se la hace, no para que todos lo sepan.

- derechos vrs. deberes – En una sociedad toda persona tiene derechos y deberes, esto con el fin de intentar vivir en armonía con nuestros conciudadanos. En el caso de la ley son los derechos humanos básicos a la atención, información, la privacidad, etc. En los deberes todos tenemos la obligación de respetar los derechos de las personas.

En los siguientes tres artículos de esta serie, explicaremos en detalle la importancia de cada uno de estos temas y reflexionaremos sobre los aspectos preocupantes que aparecen en las iniciativas de ley que se han introducido a la Asamblea Nacional para derogar la Ley 238, actualmente en vigencia.

Loaded in 0,861 seconds Queries Executed 134 Peak memory usage 27222 kilobytes